Hoy no leo, hoy escribo.

“Las palabras son nuestra materia prima, una masa dispuesta a moldearse y encontrar la mejor forma en cada texto”.

O, como dijo Albus Dumbledore: “Las palabras son, en mi no tan humilde opinión, nuestra más inagotable fuente de magia, capaces de infringir daño y de remediarlo”.

¡Hola a todos! ¿Cómo están?

Hoy les traigo un post para compartir con ustedes, un poco diferente a los que suelo escribir, porque estamos en el medio del mes de Noviembre, precisamente cuando se lleva a cabo NaNoWriMo (acrónimo de la frase en Inglés “National Novel Writing Month”), una cita anual para escritores de todo el mundo, tanto profesionales como noveles. Se trata de un proyecto, un desafío, que comenzó en el año 1999 con 21 participantes (hoy son más de 200.000), en el que los participantes se comprometen e intentan escribir 50.000 palabras de una nueva novela. Aquellos que lo cumplen, pueden subir su novela y recibir una verificación oficial (si les interesa, puedan buscar más información aquí). A pesar de pensarlo bastante y conocer varias personas que ya le están dedicando cuerpo y alma a esta iniciativa (soy testigo), este año no me decidí a participar, aunque sí me estoy esforzando por escribir más y (casi) a diario. Para eso, compré hace unas semanas el libro Cuaderno de escritura, de Natalia Rozenblum, un libro-objeto bellísimo editado con Abre Cultura, con el que la autora nos pasa la palabra y el lápiz a partir de consignas, ejercicios y juegos para que nos animemos a sentarnos frente al cuaderno o la computadora sin esgrimir como excusa barata la falta de inspiración. El cuaderno, que ya está en su primera reimpresión, también incluye citas de escritores famosos (mi favorita: “En una narración, lo importante no son los hechos, sino el efecto de esos hechos. Narrar es, ante todo, construir el efecto que los acontecimientos producen”, de Ricardo Piglia) y un pequeño diccionario al final.

También soy fanática del blog escribir.me de la talentosa Aniko Villalba, quien dicta talleres de escritura y creatividad y comparte frecuentemente disparadores y consejos. Uno de mis apartados favoritos en la página es la ruta de las papelerías de diferentes ciudades (Ámsterdam, Londres, Berlín, Madrid, etcétera) pero, para quienes quieren evitar un compromiso tan grande como el de las 50.000 palabras pero igualmente quieren aprovechar el impulso fértil de este mes, Aniko propone escribir durante 15 minutos o hasta una página por día, un hábito que parecer más accesible.

Ahora es el turno de ustedes: ¿escriben? ¿Qué, cómo, cuándo, dónde? ¿Están participando de NaNoWriMo? ¿Qué es lo que más disfrutan de escribir? ¿Qué otros libros sobre escribir han leído y/o usado? ¡Hoy estoy curiosa!

¡Buenas lecturas! Los leo pronto,
Joti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s